Sunday, September 24, 2017

Evacúan a 70 mil en Puerto Rico por María



Dom, 09/24/2017 - 10:50



AFP
Pese a ser territorio estadounidense, Puerto Rico no ha recibido la ayuda esperada de EU




Más de 70 mil habitantes recibieron órdenes de evacuar una zona del noroeste de Puerto Rico por daños en una represa que puede colapsar, en el último capítulo de la saga de calamidades provocadas por el huracán María, que este sábado se desplazaba hacia el mar abierto.

El Servicio Nacional de Meteorología (NWS) emitió el viernes una advertencia por inundaciones para quienes residen en la zona del Río Guajataca y afirmó que la represa corría el riesgo de colapsar por completo.


Tambien Puede Interesarte


"Todas las áreas alrededor del río Guajataca deben desalojar AHORA. Sus vidas corren PELIGRO", escribió el NWS, que agregó que la crecida ya se estaba produciendo.

El gobernador Ricardo Rosselló ordenó desalojar a los más de 70.000 habitantes que viven en el área.

El jefe de protección civil Héctor Pesquera dijo que un desagüe que normalmente libera agua de la represa en forma controlada no estaba funcionando, informó el diario El Vocero.

Imágenes de WeatherNation TV mostraban como el agua bajaba a borbotones por la rampa de un conducto de la represa, arrancando pedazos de tierra de la verde pendiente que circunda la represa.

A primera hora del sábado, el NWS extendió la alerta a los municipios de Quebradillas e Isabela, donde viven otras 8 mil personas.

Zona de desastre

Puerto Rico todavía batallaba con las peligrosas inundaciones provocadas por las lluvias del huracán María, que atravesó la isla el miércoles dejándola además sin energía eléctrica, sin agua potable e incomunicada.

Trece personas murieron y unas 700 han sido rescatadas desde entonces, informó el gobernador a la cadena CNN en la mañana del viernes: "Parte de la isla carece de comunicaciones, así que lo que tenemos son algunas evaluaciones preliminares que dan cuenta de 13 muertos en esta coyuntura".

Más tarde, el Departamento de Salud Pública informó que son seis los muertos confirmados, y que el saldo de 13 era una cifra extraoficial.

El huracán María ha dejado en total 33 muertos a su paso por el Caribe: a los de Puerto Rico, se suman dos víctimas en Guadalupe, 15 en Dominica y tres en Haití.

Pero es en Puerto Rico, un territorio autónomo estadounidense con 3,4 millones de habitantes, donde la situación es más grave.

El presidente estadounidense Donald Trump declaró "Zona de Gran Desastre" a este territorio, lo cual libera fondos ilimitados de ayuda federal para una isla que desde mayo está en bancarrota.

"En ocasiones no nos han dado un trato equivalente a un ciudadano continental de Estados Unidos, así que este es el momento para que el gobierno federal demuestre que trata de igual forma a sus territorios", dijo a la AFP en San Juan Ramón Dávila, un abogado de 49 años.



Fuente

El Gran Tiempo de Angustia



24 de Septiembre

Aquellos días serán de tribulación cual nunca ha habido desde el principio de la creación que Dios creó, hasta este tiempo, ni la habrá. Marcos 13:19.

El tiempo de angustia cual nunca fue está próximo a caer sobre nosotros; y necesitaremos una experiencia que ahora no tenemos, y que muchos no se preocupan por obtener. A menudo ocurre que la angustia es mayor en la imaginación que en la realidad; pero no será así en la crisis que tenemos por delante. La descripción más vívida no logra dar idea de la magnitud de la prueba. Y ahora, mientras el precioso Salvador está haciendo una obra de expiación por nosotros, debemos procurar ser perfectos en Cristo. La providencia de Dios es la escuela en la que debemos aprender acerca de la mansedumbre y el amor de Jesús. Continuamente el Señor pone ante nosotros, no los caminos plácidos y fáciles que habríamos elegido, sino el verdadero propósito de la vida. Nadie puede descuidar o diferir esta obra sin poner su alma en el más terrible peligro.

El apóstol Juan oyó en visión una potente voz en el cielo que exclamaba: “¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! Porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo”. Apocalipsis 12:12. Temibles son las escenas invocadas por esta exclamación de la voz celestial. La ira de Satanás aumenta a medida que su tiempo se acorta, y su obra de engaño y destrucción alcanza su culminación durante el tiempo de angustia. La longanimidad de Dios ha terminado. El mundo ha rechazado su misericordia, ha despreciado su amor y ha pisoteado su ley. Los pecadores han rebasado el límite del tiempo de gracia que les fue concedido, y el Señor les retira su protección, y los deja a merced del líder que han elegido. Satanás ejercerá su poder sobre todos los que se hayan entregado a su dominio, y sumergirá a los habitantes de la Tierra en una gran angustia final. Cuando los ángeles de Dios dejen de retener los fieros vientos de las pasiones humanas, se desatarán todos los elementos de contienda. El mundo entero se verá envuelto en una ruina más terrible que la que cayó antiguamente sobre Jerusalén.—SP, 440, 441.

[Pero] Satanás, con toda la hueste del mal, no puede destruir al más débil de los santos de Dios.—La Historia de Profetas y Reyes, 376.


Maranata: El Señor Viene, p.283.



Papa Francisco I Bergoglio adora a LUCIFER en el Vaticano 30 03 2013

Demanda Mitepec Pue, Iglesia Adventista del Séptimo Día.

Testimonio de la Hna. Angelita Quiroz

Saturday, September 23, 2017

Francisco, el jesuita




por Vicente Durán Casas S.J.*

Sorprendidos. Incrédulos. Preocupados. Así estábamos los jesuitas ante el nombramiento del primer papa jesuita de la historia.



El 13 de marzo de 2013 el argentino Jorge Mario Bergoglio fue elegido papa. Foto: Wikimedia Commons


Lo recuerdo perfectamente: el 13 de marzo de 2013 el argentino Jorge Mario Bergoglio fue elegido papa y los jesuitas estábamos esa tarde en nuestra casa de Chapinero viendo la transmisión por televisión. Poco después del almuerzo, nos tomamos la cabeza sorprendidos, incrédulos y preocupados. No era fácil digerir la noticia. Era la primera vez que un jesuita era elegido Obispo de Roma, sucesor de Pedro, a quien los jesuitas hacemos un voto solemne de particular obediencia.

¿Por qué sorprendidos?

Porque cuando uno quiere ser jesuita lo último que piensa es que pueda llegar a tener un cargo de autoridad dentro de la estructura jerárquica de la Iglesia. Desde los inicios de nuestra vocación, los jesuitas –al igual que no pocos religiosos y seminaristas– somos formados con una mentalidad y un espíritu concentrados en un servicio generoso al pueblo de Dios, no ligado al gobierno como forma particular de servir a la Iglesia. Eso suena paradójico –y hasta increíble– porque bien se sabe que algunos jesuitas, inevitablemente, acaban ejerciendo cargos de poder y de gobierno, ya sea en el interior mismo de la orden o en alguna de las muchas instituciones educativas, sociales y misioneras de mucho prestigio y no pocos recursos por ellos dirigidas.

Pero dentro de esas posibilidades jamás se considera seriamente la eventualidad de ser obispo, cardenal, mucho menos papa. Y la razón, además de ser de tipo vocacional, es también histórica: Ignacio de Loyola diseñó para los jesuitas un voto explícito no solo de rechazar cualquier cargo de gobierno eclesiástico que les fuere ofrecido, sino de denunciar a aquellos que lo buscasen para sí mismos o para otros. Solo en virtud de obediencia explícita y directa al sucesor de Pedro, los jesuitas podemos aceptar ser nombrados obispos o en cualquier otro cargo de gobierno en la Iglesia.

No se trata una orden religiosa que se niegue a prestar ese servicio. Es, más bien, una huella que la historia dejó en sus documentos y modo de proceder. Al fundador de la Compañía le correspondió vivir en medio del siglo XVI una época particularmente difícil en la historia de la Iglesia, en la que no pocos sacerdotes y obispos vivían o aspiraban a vivir como príncipes mundanos que emulaban a los señores de este mundo; por eso san Ignacio quiso que la mínima Compañía fundada por él se concentrara en servir a fieles e infieles, de tal modo que organizó todo para que ningún jesuita asumiera en la Iglesia cargos de autoridad y gobierno. Así las cosas, si algún joven con vocación sacerdotal cultiva en su interior expectativas de alcanzar dichas dignidades, hacerse jesuita equivaldría a emprender el camino equivocado.

¿Por qué incrédulos?

La elección de Jorge Mario Bergoglio significaba, además, un cambio notable en la conciencia de la misión pastoral de la Iglesia. Este hijo de emigrantes italianos provenía del lejano sur de América, era un pastor, no un teólogo especializado, tampoco un pensador o un intelectual, mucho menos un miembro de la curia vaticana.

Su experiencia era la del jesuita que había inspirado a muchos hermanos en la orden, la del pastor de barrio en las afueras del gran Buenos Aires, la de alguien que había aprendido a estar atento a las necesidades de la gente sencilla. Conocía y era amigo personal de panaderos, vendedores de periódicos y costureras. Era muy cercano a monjas y curas sencillos que se habían desplazado a las villas de miseria del gran Buenos Aires y allí construían comunidad, remendaban corazones y cocinaban esperanzas.

Bergoglio, a quien yo había conocido en Buenos Aires cuando asistí en 2001 a una reunión de Facultades de Filosofía de universidades católicas, era modesto, doctrinalmente conservador, auténtico y –de nuevo, y por encima de todo– pastor. En mi opinión, nunca perteneció a ese movimiento tan notorio que desde finales de los años sesenta era conocido como teología de la liberación.

Él formaba parte de esa peculiar forma de ver el mundo de la sabiduría popular, fuertemente influida por el peronismo y por los enfoques teológicos y filosóficos liderados intelectualmente por Juan Carlos Scannone, otro jesuita contemporáneo suyo, descendiente también de emigrantes italianos.

Nombrar papa a Bergoglio equivalía a elegir a alguien que gobernaría a la iglesia de una manera muy diferente. No podían nombrarlo sino para eso. Era alérgico a los formalismos curiales y a la burocracia religiosa; sin duda los cardenales que lo eligieron sí que sabían para qué elegían a un pastor: para que fuera eso, un pastor de ovejas que oliera a oveja.

¿Por qué preocupados?

La estructura de gobierno de los jesuitas es muy vertical. Tener como papa a uno de los nuestros era algo extraño e inesperado, y por ser algo nuevo podría implicar nuevas orientaciones, cambios de rumbo, énfasis imprevistos o extraños a los propios dinamismos internos de la orden. Desde la Congregación General XXXII –en 1975– y liderados por Pedro Arrupe, una de las figuras más lúcidas e inspiradoras de la Iglesia en el siglo XX, los jesuitas se habían dado a sí mismos una misión que posteriormente había sido confirmada por diversos papas: el servicio de la fe y la promoción de la justicia como algo inseparable. ¿Iba eso a cambiar? ¿Habría algún tipo de llamado a corregir el rumbo? ¿Deberíamos continuar con las orientaciones ya trazadas, profundizando quizás aspectos como el diálogo interreligioso y el cuidado de la creación, que habían sido incorporados como parte de nuestra misión en las últimas congregaciones generales?

Para fortuna nuestra, de la Iglesia y del mundo, el ministerio profético del papa Francisco ha disipado esas dudas y preocupaciones y ha impulsado una renovación en la Iglesia de alcances insospechados. Mediante diversos gestos y palabras, a muchos creyentes les ha devuelto la confianza en la Iglesia, y en muchos no creyentes ha sembrado esperanza. Y eso es lo que hace y lo que se espera que haga un pastor.

*Jesuita. Profesor titular de la Facultad de Filosofía de la Pontificia Universidad Javeriana (Bogotá).







LITURGIA ADVENTISTA CATÓLICA ROMANA?...

EVIDENCIA INFILTRACION JESUITA EN RELIGIONES

John Hagee Falso Cristiano, Gestos Satánicos, Relación con la Masonería,...

FALSO CRISTO SE ENFERMO Y SE MURIÓ -EN VIVO

Feliz Sábado



BIENVENIDO ESTE SABADO

Friday, September 22, 2017

La abundancia de ociosidad de Sodoma


El pecado de Sodoma (III)


La semana pasada me detuve en esta serie dedicada al pecado de Sodoma, según Ezequiel 16:49-50, en la abundancia de pan. Señalé entonces que cuando una sociedad se aparta soberbiamente de Dios y maladministra los bienes materiales no tarda en dar muestras de que también se vale mal del tiempo. No otra cosa es la abundancia


AUTOR César Vidal Manzanares


10 DE OCTUBRE DE 2008




Como sucede con la abundancia material, en la Biblia el ocio es considerado en si mismo algo bueno. De hecho, Dios dispuso en la Torah que entregó a Moisés que los hombres descansaran un día a la semana. En el curso del mismo, no debía hacer cosa alguna ni los israelitas, ni sus hijos, ni sus trabajadores, ni los animales ni tampoco los extranjeros que trabajaban para ellos (Éxodo 20:10).

Jesús y los apóstoles respetaron aquel mandato por más que insistieran en que el cumplimiento nunca debería impedir la compasión o que la celebración se trasladara al primer día de la semana, el domingo (Hechos 20:18). El ocio querido por Dios tiene como finalidad el honrarle y el descansar. El ocio de Sodoma está totalmente centrado en sí mismo y acaba provocando una pavorosa mezcla de insatisfacción, búsqueda del placer y, significativamente, falta de tiempo.

Los que tienen mi edad, o más, saben que nunca ha disfrutado una sociedad de tanto ocio como en la actualidad. Podemos recordar cómo nuestras madres y abuelas carecían de electrodomésticos que les ayudaran a despachar las tareas domésticas en poco tiempo e incluso, por añadidura, se enfrentaban con tejidos anteriores al tergal, con planchas que no eran eléctricas o con las tablas de lavar. Por lo que se refiere a nuestros padres, no tenían dos días de descanso a la semana sino, a lo sumo, uno y medio. En cuanto a los niños, no era extraño que muchos trabajaran en sus horas libres ayudando a sus padres en el comercio o en otros menesteres de carácter doméstico. Para remate, cualquiera que tuviera que escribir no disponía de un sistema de tratamiento de textos como los que proporciona la moderna informática.

La situación es ahora infinitamente mejor, pero la mayoría de la gente no ha sabido utilizar adecuadamente su ocio e incluso se quejan una y otra vez de que no tienen tiempo para nada. El cómo es posible tener más tiempo para disfrutar que en ningún otro período de la historia y, a la vez, no pararse de quejar de la falta de tiempo es, de manera significativa, una de las marcas más innegables del deplorable estado espiritual en que yace nuestra sociedad. Porque el ocio se ha encaminado a actividades que para nada aprovechan. Los jóvenes pueden pasar la noche pasando de antro en antro –no es del todo claro que se diviertan– y sentir que no tienen tiempo, quizá porque lo desperdician en diversiones que aturden, en sexo ocasional o en el consumo de drogas y de alcohol.

Ese mal de abundancia de ociosidad ha entrado también en nuestras iglesias. En teoría, deberíamos saber disponer de nuestro tiempo “redimiéndolo” (Efesios 5:16) porque sabemos que es corto (I Corintios 7:29) y que debe ser bien administrado. Podría detenerme en el sentido, verdaderamente iluminador y extraordinario, de la palabra que Pablo utiliza para “tiempo”, pero no deseo desviarme ahora del tema principal de esta exposición.

No deja de resultar deplorable que los creyentes se quejen de su falta de tiempo para orar, para leer y estudiar la Biblia, para evangelizar y, si me apuran, para asistir a la iglesia, y, al mismo tiempo, estén notablemente bien informados de la marcha de la liga de fútbol, de la vida y milagros de los protagonistas de la telebasura o de los programas televisivos más populares en ese momento. No deseo incurrir en el pecado de juzgar a mis hermanos, pero si alguien dedica más tiempo durante la semana a ver partidos de fútbol o la televisión que a orar y a leer la Biblia no debería extrañarse de que su vida espiritual fuera mal. Si nuestra escala de prioridades puede analizarse viendo a qué dedicamos el tiempo, poca duda puede haber de que, en no pocos casos, dista de ser espiritual.

Sodoma avanzó en el camino de su juicio y destrucción cuando decidió emplear equivocadamente el tiempo y, en lugar de dedicarlo a Dios, se lo dedicó a sí misma. Naturalmente, una sociedad soberbia, decidida a emplear todo lo mal que quisiera los bienes y el tiempo, tenía que caer en un egoísmo marcado por la absoluta falta de compasión. Pero de eso, Dios mediante, hablaré la semana que viene.

Continuará: No fortaleció la mano del menesteroso





Desfile de Moda Satánico en una Iglesia en la Semana de la Moda de Londres





La diseñadora turca Dilara Findikoglu presentó su colección Primavera / Verano 2018 en la Semana de la Moda de Londres y fue nada menos que una Misa Negra satánica. De hecho, el evento tuvo lugar en el altar de la Iglesia de San Andrés en Londres e incorporó un fuerte simbolismo oculto y satánico. En resumen, el evento resumió todo lo que el mundo de la moda realmente es.

Mientras que Dilara Findikoglu dice que es una "up-and-coming más rebelde del mundo de la moda", ella perfectamente está en línea con la filosofía de la industria. Ella no se está rebelando en lo absoluto, está haciendo exactamente qué tipo de cosas "ellos" quieren que haga.

Por esta razón, celebridades como Rihanna, FKA Twigs, y Grimes visten las creaciones de Findikoglu.

Su último desfile de moda presentó a la artista Brooke Candy (sus videos están llenos de imágenes MK) y la artista drag, Violet Chachki.




Brooke Candy camina por la pista. Para este evento, la Iglesia se transformó en un templo oculto. Más precisamente: Una logia masónica.

El telón de fondo es básicamente una mezcolanza de imágenes de inspiración masónica. A cada lado están los pilares gemelos masónicos. Entre los pilares está la letra G dentro de un pentagrama invertido. Debajo está el ojo-que-todo-lo-ve dentro de un hexagrama. También hay una escuadra y el compás. Para rematar, la pista fue de un patrón cuadriculado. Aquí está una pintura masónica clásica para la comparación.




Una carta emblemática masónica.

En este contexto muy oculto, los modelos estaban vestidos y dispuestos con una plétora de símbolos. Por supuesto, esto tenía que combinarse con la agenda actual de la androginia y la confusión de los géneros.


ACLARACIONES RESPECTO AL 22 DE SEPTIEMBRE DAVID GATES

Thursday, September 21, 2017

El encuentro del Papa con la Liga Musulmana Mundial

RED+ | Papa Francisco dice que no concederá perdón a los curas pederastas

500 AÑOS DE LA REFORMA ¿Qué queda de aquello?





16 julio, 2017 


500 AÑOS DE LA REFORMA ¿Qué queda de aquello?

Como todos sabemos, este año 2017 se conmemora ni más ni menos que medio milenio desde que se produjo la reforma protestante de 1517. Para ser justo, las 95 tesis que osadamente Martin Lutero clavó en la catedral de Wittemberg, Alemania; fue la corona de un fermento teológico que había comenzado ya con muchos otros hermanos que previamente habían elevado la autoridad de las escrituras por sobre las tradiciones y dogmas de la iglesia de Roma. Tan solo recordemos a Juan Huss de Praga o Girolamo Savonarola en Italia. Ambos del siglo XV.

A quinientos años de la memorable proclamación de aquella protesta pública en contra de la corrupción de la iglesia de Roma, cabe preguntarnos ¿qué queda de aquello? Ciertamente esta pregunta surge a partir de observar los hechos que hace décadas vienen aconteciendo en el seno de la cristiandad evangélica; cuyo apellido de “protestante” hace tiempo que ha pasado a ser solo un término romántico y nada más. Hoy la iglesia evangélica ha olvidado la esencia de la reforma, y esto, aun cuando se jacta en medio de “bombos y platillos” de ser “heredera” de la reforma.

Sin mayores preámbulos, este artículo apunta a descubrir como la brecha irreconciliable que se abrió a partir de la reforma, entre el catolicismo romano y los verdaderos cristianos, cada vez se hace más corta y casi imperceptible. El ecumenismo en todas su formas de propagación, ha tenido tanto éxito, que ha logrado que los evangélicos luteranos, wesleyanos, presbiterianos, metodistas, etc., otrora llamados “protestantes”, ahora se estén tomando de la mano con la madre de las rameras (Apoc. 17 y 18), como dicen, para “trabajar juntos”. El lenguaje de los actuales líderes ha ido cambiando radicalmente, y su manera de actuar también. Lutero catalogaba clara y vehementemente a la curia católica, como una organización apostata y anti cristiana. De la misma forma, el predicador inglés Spurgeon, y tantos otros afirmaban categóricamente que la iglesia católica era la ramera del apocalipsis. Pero hoy vemos que las cosas han cambiado y que ya no es así como los heraldos reformadores lo hicieron.

Los luteranos han traicionado a “su mentor” y han firmado un acuerdo de dialogo con Roma encabezado por el actual papa Francisco, y todo, en el marco de la “celebración de los 500 años de la reforma”. Evidentemente muchas otras iglesias siguen la misma tónica. Es el ecumenismo que avanza con su agenda final rumbo al gobierno global del anticristo; donde obviamente se necesita una sola religión mundial.

Nos ha llamado mucho la atención como han emergido predicadores, movimientos y coaliciones que están haciendo esfuerzos para acortar más y más la brecha entre católicos y evangélicos. Las nuevas generaciones, ya no llevan en sus mentes la impronta de protestantes, con la cual fuimos formados los que llevamos un largo tiempo en el evangelio. Ahora los jóvenes, no ven nada malo en que optemos por el dialogo y la “apertura de mente” frente al mundo católico. Es más, se llega a decir, que la iglesia católica es una iglesia cristiana, pero con algunas diferencias. Esta clase de declaraciones son más frecuentes cada día, y al contrario, aquellos que afirmamos que Roma es la ramera del apocalipsis y que la iglesia católica es la madre de todas las abominaciones de la tierra, vamos quedando cada vez menos.


Monday, September 18, 2017

Ordenan racionar productos primera necesidad en P.Rico ante llegada huracán


Lunes, 18/09/2017 a las 19:30 CEST


El Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO) de Puerto Rico ha ordenado el racionamiento de artículos de primera necesidad como el agua embotellada, el hielo, la leche, comida para bebés, recipientes y alimentos enlatados, entre otros muchos, ante la llegada del huracán María.

Aquellas tiendas que no cumplan con la orden podrán enfrentarse a multas de hasta 10.000 dólares.

En un comunicado el responsable del DACO, Michael Pierluisi, recordó que por ley está prohibido elevar el precio de dichos productos al encontrarse el país en emergencia por la llegada del ciclón.

Según han denunciado ciudadanos, algunos comercios están hasta triplicando el precio de varios de estos productos que ya empiezan a escasear.

En una conferencia de prensa, Pierluisi indicó, por otro lado, que hay suficiente gasolina y gas licuado en Puerto Rico para, entre 20 y 30 días tras el paso del huracán María.